Costo en Salud Ley Trans

Art. 20
(Guías de recomendación o protocolos de actuación).- Para el abordaje de las necesidades sanitarias de las personas trans, la autoridad competente debe elaborar guías de recomendaciones o protocolos de actuación que prevean la constitución de equipos multidisciplinarios y especializados en identidad de género y diversidad sexual.

Los prestadores de salud deben garantizar en forma permanente a las personas trans y sus familiares:

A) El derecho a la información, orientación y asesoramiento en relación con las necesidades de apoyo específicamente ligadas a su condición de persona trans, conforme a los principios y directrices de la presente ley.

B) El respeto a la confidencialidad de los datos relativos a la identidad de género de las personas trans en todos sus procedimientos.

C) Al consentimiento informado y a un proceso de decisión compartido para personas trans.

Todas las prestaciones de salud contempladas en la presente ley quedan incluidas en el Sistema Nacional Integrado de Salud y es obligatoria para los demás prestadores públicos y privados de salud habilitados por ley, conforme lo disponga la reglamentación.

Desde el 30 de abril, las personas transexuales pueden solicitar a sus prestadores de salud una intervención quirúrgica total o parcial y/o iniciar el proceso de hormonización según lo dispuso la Ley Integral para Personas Transexuales.
Para los prestadores privados, la inclusión de estos procedimientos en la canasta básica de prestaciones significa que deben garantizar sin excepciones los derechos que la norma reconoce, sin poder ampararse en el derecho de admisión.
Una de las principales preocupaciones de las instituciones es que no cualquier profesional está preparado para realizar la cirugía de reasignación de sexo. En la mayoría de las mutualistas de salud si uno de los socios la solicitara, el prestador tendría que contratar a un profesional de manera puntual, ya que no hay personal medico que pudiera realizarlo, generando una importante erogación economica para dicho prestador.

Al considerar que los procedimientos quirúrgicos y de hormonización entran en la canasta de prestaciones, hay que tener en cuenta que hay un montón de medicamentos de alto costo, por ejemplo para el cáncer, u operaciones que deben realizarse en otros países que no están siendo cubiertas por el Estado. Es injusta una ley que obliga a los prestadores de salud a otorgar estos servicios de forma gratuita sin considerar casos tan graves como los mencionados.

A su vez la norma ordena a que todos los prestadores de salud garanticen los tratamientos hormonales y operaciones. ¿Qué sucede si la persona vuelve a identificarse con su sexo biológico, una vez que ya hizo alguna modificación en su cuerpo por medio de hormonización y/u operación? ¿Todos los prestadores de salud tendrán la obligación de garantizar operaciones u tratamientos que retrocedan el cambio del cuerpo? En el caso de los prestadores de salud públicos, tales operaciones o tratamientos serán pagos con dinero de los contribuyentes. ¿También será obligación para ellos garantizar que la persona vuelva a tener su cuerpo conforme a su sexo biológico original? Está claro que estas operaciones son deseos estéticos de los solicitantes en base a lo que sienten, pero en ningún caso son urgentes para su salud. Por lo tanto no deberían ser prioridad en los gastos que el Gobierno asume, teniendo en cuenta que si es urgente, y de mayor necesidad, el uso de recursos por ejemplo para medicamentos de altos costos.